Archivos de la categoría ‘torneo local’

Me gusta verte sonreir

Publicado: 26/04/2010 en torneo local
Etiquetas:, , ,

Pase de Riquelme, gol de Palermo y, esta vez sí, saludo entre el 10 y el 9. Boca le ganó a San Lorenzo un clásico caliente: no faltaron manotazos y tumultos.

Será una de las imágenes de la semana. Aunque no nos engañan: no hay amor. De hecho, es mucho más creíble que lo que los une no sea el amor, sino el espanto. Pero Martín Palermo abrió sus brazos y se encontró con que, de frente, ahí nomás, lo tenía a Juan Román Riquelme. El enganche no gambeteó: rodeó la cintura del Loco con sus brazos e intentó alzarlo. Ahí quedó, durito, y decidió concretar la escena amistosa del domingo. Esta vez, a diferencia del partido con Arsenal, hubo abrazo de gol. Fue en el otro arco, lejos de la 12, argumento que utilizó JR para explicar el ole de la última vez. No se quieren y, de hecho, es probable que jamás se quieran. Que yo no mando a hablar a nadie, que es un mentiroso, que… Pero en la cancha, donde se ven los pingos, cada uno a su manera, enamoran a todos.

Hasta hubo debate. Banderas para uno: “Palermo, gracias por la actitud, tenacidad, optimismo. Gracias por tantas alegrías. Los pibes de siempre”. Banderas para otro: “Riquelme, gracias por ser un hincha inigualable. Un mismo sentimiento. Y banderas para todos: “Dirigentes, con los ídolos no se juega”.

El pase de Román para el zurdazo de Martín (ya es uno de los goleadores del Clausura, con 9, junto con Boselli y Luna) cerró el 2-0 de Boca a San Lorenzo y abrió la puerta para salir a gozar. Los hinchas locales comenzaron a deleitarse con un par de toques seguidos del equipo y, con el control del resultado y del juego, el Ciclón entró en un lapso de descontrol. Primero, el Kily González reaccionó ante un innecesario y torpe foul de Riquelme y hubo tumulto. Luego, Migliore casi se lo come a Medel: el arquero quiso ir a buscarlo, el chileno se le plantó y otra vez aparecieron los manotazos. En el medio, un insólito golpe de Monzón a Damián Martínez en la nuca, sin pelota. Todo, ante la desatenta mirada de Favale.

Boca fue más. Por lo que hizo en el primer tiempo; porque madrugó con el gol de cabeza de Matías Giménez tras el córner de Riquelme; porque San Lorenzo regaló todita esa etapa, de principio a fin; porque a Méndez le debe haber fallado el handy: cuando San Lorenzo más llegaba, en el inicio del segundo tiempo, desde lejos se notaba que le faltaba un nueve; porque Boca supo manejar los tiempos tras el 2-0. ¡Y lo pasó a River en la tabla! Ups, cierto: la posición en el torneo todavía duele.

Anuncios

Boca cayó por 1 a 0 ante Gimnasia en el Bosque. El único gol del encuentro lo marcó Marcos Pérez con una chilena de otro partido. Boca tuvo una gran actitud a lo largo de los 90 minutos, pero no alcanzó para quedarse con el juego. Pompei destacó el buen funcionamiento por momentos.

Boca no pudo ante Gimnasia en condición de visitante. El equipo de Roberto Pompei mostró una muy buena actitud y durante la primera parte se vio un juego fluido y con situaciones de marcar la diferencia. Sin embargo, el local supo hacerse fuerte e ir ganando el encuentro poco a poco.

En el complemento, el equipo de Pompei no reaccionó a tiempo y Marcos Pérez anotó con una chilena espectacular, que no parecía propia del encuentro. Quedaba más de media hora para que el Xeneize levante y Pompei intentó algunas modificaciones que no cambiaron el resultado. Boca se fue de la ciudad de las diagonales con la premisa de trabajar pero sin conseguir el objetivo de los tres puntos.

Ahora se viene San Lorenzo en la Bombonera. El clásico es muy importante y así lo siente el cuerpo técnico que ya va planeando toda la semana en base a ese encuentro trascendental.

Palermo festejó su 219° gol en Boca, superó por uno a Cherro, se convirtió en el máximo goleador del club y ya no le quedan récords por romper. Hoy hasta el festejo fue histórico: Riquelme, que lo dejó solo tras un jugadón, lo gritó por un lado, y el Loco, por el otro. No hubo abrazo. La novela sin fin.

Le costó exactamente 360 partidos poder meterse para siempre en la historia grande de Boca. Esa cantidad necesitó Martín Palermo, para mirar a todos los que alguna vez tuvieron el placer de gritar un gol con la camiseta Xeneize, desde lo más alto. Sí, ahora el nueve está solito, un grito por encima de Roberto Cherro y es dueño de un récord que será muy difícil de superar. Y cómo muestra de ello basta con mencionar que Cherro marcó su ultimo gol, el 218, allá por septiembre de 1938 y tuvieron que pasar 72 años para que alguien pueda destronarlo. ¿Cuánto tardarán ahora para bajarlo al Loco?

Palermo debutó con la camiseta de Boca el 3 de septiembre de 1997. Desde la ciudad de La Plata traía lo que el Xeneize dirigido por el Bambino Veira necesitaba. El Loco tenía ya en su currículum nada más y nada menos que 43 gritos en 86 partidos. Pero claro, Boca no era lo mismo. El desafío que se le presentaba excedía cualquier previsión y por eso en un primer momento fue mirado de reojo por un público que necesitaba un campeonato. El mismo que se le negaba desde hacía cinco años. Pero Martín nunca bajó lo brazos y el mismo escribió la historia. El primer gol se le hizo a un grande, como para demostrar cuál sería su destino, gritó el 30 de septiembre de 1997 ante el Rojo por el Apertura. En ese primer semestre además del torneo local Boca jugó Supercopa y el Titán cerró su participación con nueve gritos en 21 partidos. Hoy parecen pocos, pero nada despreciable para un debut con la camiseta tan pesada de Boca.

El equipo en los comienzos no acompañó. Boca era un verdadero cabaret pero el Loco seguí firme su camino. En el comienzo del año siguiente a su debut, marcó 12 goles en 15 partidos, una cifra que anticipaba lo que vendría con la asunción de Carlos Bianchi. Ya con el Virrey en el banco el Loco marcó el primero de sus récords que aún hoy sigue insuperable. En el Apertura 98 y con el título bajo el brazo, fue el goleado con 20 tantos, una cifra que aún hoy nadie puede igualar. Tras ese torneo, todo lo que vino fueron alegrías. Las libertadores y sus goles, la copa del mundo ante el real y sus dos gritos, el 100 con la rodilla rota, el alcanzar a Varallo aunque los números digan lo contrario, los goles a River en la Libertadores, el de mitad de cancha al Rojo, el penal con las dos piernas y todo lo que el hincha de Boca quiera agregar.

La historia ya está escrita. Palermo es el máximo goleador en la historia de Boca…”No, Cherro tiene 221″, dicen algunos historiadores y con razón. Pero al Loco poco le importa. Hoy festeja una nueva hazaña para algunos y en pocos partidos lo hará para los otros. Palermo, el hombre que bate todos los récords…

Fuente: Olé

Pompei asumió como técnico de la Primera. Hubo presentación en el vestuario, práctica y conferencia. El nuevo interino, que trabaja junto a su ayudante Omar Larrosa, ya tuvo una buena: Ibarra y Gaitán entrenaron con normalidad.

Jamás imaginó aterrizar al banco de Boca. “No lo esperaba”, reconoció. O, al menos, jamás imaginó hacerlo en estas circunstancias. Pero allí está. Cerca de las 17 empezó su era, corta, de apenas seis partidos, con como entrenador de la Primera. Hubo charla-presentación en el vestuario y luego al césped. Tito Pompei estará junto a Omar Larrosa (DT de la Quinta) al frente de este barco sin timón llamado Boca.

“Hay tiempo para cambiar la imagen. Para estos seis partidos tenemos que recuperar la sencillez y armar equipos que se manejen con mucho criterio. Tenemos un nuevo torneo de seis partidos. Estuve hablando con los muchachos porque tenemos que cambiar la imagen, hay un plantel de muchísimo nivel y estamos a tiempo de terminar de una forma decorosa. Hay que levantar la parte anímica y terminar con la costumbre de perder. Tengo libertad para elegir a los jugadores y todo el plantel a disposición”, explicó más tarde ante la prensa.

En su primera práctica, Pompei tuvo dos buenas noticias: Ibarra y Gaitán entrenaron con normalidad y pueden estar el lunes contra Arsenal en la Bombonera. En Casa Amarilla, primero hubo un trabajo a cargo del profe Santella, mientras Tito probaba a los arqueros. “Lo tomo como una responsabilidad que no podía eludir. Si Boca confía en vos cuando surge un problema, uno tiene que poner el pecho. Trabajamos con chicos de Sexta y yo había tenido una experiencia como ayudante de campo de Craviotto en Unión. Además, tuve de compañero a Román y Krupoviesa”, explicó Tito.

Ex jugador de la institución, tiene un pasado ilustre como jugador con un foto excluyente como lo fue aquella que lo vio campeón de la Copa Libertadores en el Morumbí, con Vélez, para luego saltar a escribir su historia con la camiseta azul y oro. Tiempos violentos aquellos, con el Doctor Bilardo en el banco, estos que lo esperan no serán menos agitados… Pero espera que sean menos que aquel día de furia de agosto del año pasado, cuando en un superclásico de Inferiores con River, terminó envuelto en una batahola generalizada en Ezeiza.

Luego del 3-0 en contra frente a Colón (la tercera derrota al hilo en el campeonato) y de los altercados previos a ese partido que tuvo con Javier García y Pablo Mouche, Alves dejó el cargo que asumió en forma permanente en enero de este año tras un breve interinato. Mientras tanto, Guillermo Barros Schelotto, jugador del Columbus Crew de Estados Unidos y el principal candidato a ponerse el buzo de entrenador, contestaría el martes si acepta o no la propuesta realizada por Ameal. Pero en Boca ya piensan alternativas: Julio Falcioni, Diego Cagna y Miguel Russo. Por ahora, mientras, manda Pompei.

Una más

Publicado: 05/04/2010 en torneo local
Etiquetas:, ,

Después de casi 20 años, Rosario Central logró imponerse como visitante a Boca Juniors por 2-1, aprovechando uno de los peores momentos de la historia xeneize, en un partido mal jugado, accidentado y con un arbitraje de Rafael Furchi a tono con las circunstancias.

El equipo rosarino se puso en ventaja 1-0 con un gol anotado por Adrián De León sobre el final del primer tiempo, pero en el complemento Boca alcanzó la merecida igualdad a través de Nicolás Gaitán.

Y a minutos del cierre, cuando los “canallas” ya celebraban el empate, impensadamente Milton Caraglio encontró el tanto de la victoria por una fallida salida del arquero Javier García. Para colmo, de inmediato Furchi expulsó a Juan Román Riquelme por exceso verbal, con lo cual el armador no estará ante Colón el jueves próximo en Santa Fe. Fue el mejor de los regresos para Leonardo Madelón al banco de Central.

Si bien los rosarinos se mostraron inseguros, timoratos, no supieron aprovechar la ventaja que habían sacado y estuvieron expuestos a la derrota, por nuevas fallas de Boca se quedaron con tres puntos de enorme valor en su lucha por evitar la promoción.

Boca fue confuso, desordenado y por momentos pareció navegar a la deriva durante la etapa inicial. Hasta allí, la tribuna optó por dedicarle los insultos al presidente Jorge Amor Ameal y le dio cierto crédito al equipo y al técnico Abel Alves ante una posible remontada en el segundo tiempo.

En el período complementario, a falta de otros argumentos, Boca contó con la energía suficiente para empujar a su adversario contra su arco, pese a lo cual sus dudas y sus carencias estructurales terminaron por costarle otra derrota.

El primer tiempo estuvo a tono con la actualidad de los dos equipos, ya que sobraron las imprecisiones y aparecieron muy pocas ideas.

Boca intentó asegurar la pelota pero fue lento. Riquelme recibió siempre incómodo, otros jugadores, como Ezequiel Muñoz o Luciano Fabián Monzón, se sacaban la pelota de encima. Por eso la única fórmula para acercarse a Hernán Galíndez fueron los centros aéreos.

Central propuso un 4-4-2, con un mediocampo muy combativo. Empezó cediendo mucho terreno pero fue ganando en confianza con el correr de los minutos.

Antes de la apertura del marcador las dos situaciones de gol más claras le habían correspondido al equipo rosarino. A los 24 Milton Caraglio bajó la pelota en la entrada del área y Mario Paglialunga, de frente al arco, remató de zurda a la posición de Javier García.

A los 24 Jesús Méndez, de floja labor en esa etapa, perdió la pelota cerca del área y Caraglio jugó a la derecha para la llegada de Jonatan Gómez, cuyo derechazo cruzado exigió otra buena respuesta del arquero local.

Por entonces los errores del fondo de Boca se hacían cada vez más notorios y la mejor demostración fue el gol a los 43: Gervasio Núñez ejecutó un corner desde la izquierda, Guillermo Burdisso le ganó fácil en lo alto a Muñoz y, en el caminó, De León, completamente libre, desvió el balón para establecer el 1-0 parcial.

Durante casi todo el segundo período, Boca, a despecho de sus impurezas, fue protagonista casi excluyente, ante un Central que retrocedió y aguantó como pudo. Riquelme, estacionado sobre la izquierda, fue el gestor de las mejores acciones de su equipo, juntándose bien por momentos con Monzón, Cristian Chávez y Gaitán. Sobre el cuarto de hora, un muy buen remate del número 10 produjo un rechazo de Galíndez que aprovechó Gaitán para empatar.

Sin la debida claridad, Boca pudo haber aumentado, por ejemplo con un remate de Chávez a los 26 y otro de Méndez un minuto más tarde, que se fueron por sobre el travesaño.

Central prácticamente no se había acercado al arco de García cuando a los 40, Furchi, que venía cometiendo repetidos errores, interpretó como intencional una mano de Chávez que no pareció tal.

Ejecutó el tiro libre Diego Chitzoff desde la izquierda, Monzón rechazó mal, García dudó primero y después salió a destiempo y, tras una asistencia de cabeza de Burdisso, Caraglio, con otro cabezazo, convirtió el gol que definió el partido. Enseguida se fue expulsado Riquelme por exceso verbal.

Para Central terminó siendo un día de fiesta, pese a que por milésimas sigue en zona de promoción. Mientras, Boca sigue sumido en la oscuridad. En el camino hacia el túnel, los hinchas xeneizes abrieron el abanico hacia técnico y jugadores para destinar lo peores insultos.

Fuente: foxsportsla.com

Si hace 2 partidos -en la derrota 0-3 con Tigre- habiamos dicho que era el fondo del vaso, que nos pasa ahora?? nos caimos afuera del vaso.

Lamentablemente nos transformamos en el equipo facil del torneo, al que todos van con cualquier formacion y nos ganan.. al menos, empatar seguro.

El dt de Boca se ve que tiene las cosas muy claras. perdiendo por solo un gol saca un goleador historico cuando perdiamos por solamente uno (ya parece una hazaña perder por un gol) luego se vino la debacle.

Boca fue una furia de 10 minutos… como siempre y no me canso de repetir, jugamos bien 10 minutos por partido, despues somos el peor de todos los desastres.

Empezamos ganando, lo unico que habia que hacer era defender la ventaja sin meterse atras, pero al minuto de la segunda parte ya nos habian empatado, despues de ahi, el xeneize se borro de la cancha. A los 11 los defensores boquenses miran como pasa un delantero de chacarita gambeteando todo lo que tiene enfrentre y le cometen penal. Javi Garcia ataja el penal, pero los jugadores de Boca como dieron por hecho que el penal era gol nadie se preocupo por el rebote, total…

Ahi alves, (que tecnico por dios), tuvo esa brillante idea de sacar a Martin, total tanto peso en el area no necesitamos, ademas como jugamos tan bien y tenemos tanta creatividad, para que tirar centros no?

Despues del tercer (3º) gol de chacarita, no sabria que mas decirles porque me daba un poco de vergüenza ajena seguir mirando el regreso de los muertos con la casaca de Boca, asi que cambie de canal.

Otra derrota para la colección como digo siempre, y espero haya sido el ULTIMO PARTIDO DE ALVES COMO DT, porque sino alguien se tendria que empezar a mover por el club… PORQUE SOMOS BOCA JUNIORS LA PUTA MADRE!!!!

Gallardo no sólo araña, ahora también muerde ! El jugador de River le mordió un dedo al chileno Gary Medel, según informó el médico de Boca. Fue tras un encontronazo en medio del partido