Volvimos!!

Publicado: 09/07/2010 en varios

Después del mundial y de unas largas vacaciones que nos tomamos, volvimos para traerte toda la info que necesitas del mundo Boca, con un nuevo diseño (dentro de lo que permite wordpress) vamos a tratar de que estes enterado de todo lo que sucede con esta nueva era de Boca con el Bichi Borgui a cargo del plantel… tambien como te tenemos acostumbrados te vamos a tener al tanto de lo que pasa con los ex xeneizes perdidos por el mundo….

Bienvenidos nuevamente a una nueva era del mejor equipo y con mas aguante del mundo!!!!

Anuncios

Barros Schelotto, luego de decirle que no a Boca para ser DT, demostró que tiene más fútbol para dar: metió el único gol (de penal) con el que el Columbus Crew venció al Real Salt Lake. Es el tercero en la temporada.

Mucho se habló de Guillermo Barras Schelotto en el último mes. Que viene, que no, que se hace cargo de Boca, que se tiene que ir Riquelme, etcétera. El Melli le dijo a los dirigentes de Boca que no era el momento para que sea el DT porque tiene más fútbol para desparramar. Así lo evidenció ayer, dándole la victoria a su equipo. No cuelga los botines y está bien que no lo haga. La 7 tiene resto.

El 1-0 al Real Salt Lake ubicó al Columbus en el segundo lugar de la Conferencia Este, junto a Kansas City y Chicago Fire, los tres con siete puntos, a cinco de los Red Bulls de New York. Guillermo se hizo cargo del penal, demostrando que se pone el equipo al hombro cuando las papas queman. No le tembló el botín y la mandó a guardar a los 37 minutos de partido. Es el tercer tanto del 7 en la temporada.

Me gusta verte sonreir

Publicado: 26/04/2010 en torneo local
Etiquetas:, , ,

Pase de Riquelme, gol de Palermo y, esta vez sí, saludo entre el 10 y el 9. Boca le ganó a San Lorenzo un clásico caliente: no faltaron manotazos y tumultos.

Será una de las imágenes de la semana. Aunque no nos engañan: no hay amor. De hecho, es mucho más creíble que lo que los une no sea el amor, sino el espanto. Pero Martín Palermo abrió sus brazos y se encontró con que, de frente, ahí nomás, lo tenía a Juan Román Riquelme. El enganche no gambeteó: rodeó la cintura del Loco con sus brazos e intentó alzarlo. Ahí quedó, durito, y decidió concretar la escena amistosa del domingo. Esta vez, a diferencia del partido con Arsenal, hubo abrazo de gol. Fue en el otro arco, lejos de la 12, argumento que utilizó JR para explicar el ole de la última vez. No se quieren y, de hecho, es probable que jamás se quieran. Que yo no mando a hablar a nadie, que es un mentiroso, que… Pero en la cancha, donde se ven los pingos, cada uno a su manera, enamoran a todos.

Hasta hubo debate. Banderas para uno: “Palermo, gracias por la actitud, tenacidad, optimismo. Gracias por tantas alegrías. Los pibes de siempre”. Banderas para otro: “Riquelme, gracias por ser un hincha inigualable. Un mismo sentimiento. Y banderas para todos: “Dirigentes, con los ídolos no se juega”.

El pase de Román para el zurdazo de Martín (ya es uno de los goleadores del Clausura, con 9, junto con Boselli y Luna) cerró el 2-0 de Boca a San Lorenzo y abrió la puerta para salir a gozar. Los hinchas locales comenzaron a deleitarse con un par de toques seguidos del equipo y, con el control del resultado y del juego, el Ciclón entró en un lapso de descontrol. Primero, el Kily González reaccionó ante un innecesario y torpe foul de Riquelme y hubo tumulto. Luego, Migliore casi se lo come a Medel: el arquero quiso ir a buscarlo, el chileno se le plantó y otra vez aparecieron los manotazos. En el medio, un insólito golpe de Monzón a Damián Martínez en la nuca, sin pelota. Todo, ante la desatenta mirada de Favale.

Boca fue más. Por lo que hizo en el primer tiempo; porque madrugó con el gol de cabeza de Matías Giménez tras el córner de Riquelme; porque San Lorenzo regaló todita esa etapa, de principio a fin; porque a Méndez le debe haber fallado el handy: cuando San Lorenzo más llegaba, en el inicio del segundo tiempo, desde lejos se notaba que le faltaba un nueve; porque Boca supo manejar los tiempos tras el 2-0. ¡Y lo pasó a River en la tabla! Ups, cierto: la posición en el torneo todavía duele.

Barrio Martin Palermo

Publicado: 20/04/2010 en noticias
Etiquetas:, ,

Barrio Martin Palermo

Firma en www.barriopalermomartin.wordpress.com

Tras siete encuentros con la camiseta de Boca, el defensor brasileño deja el club y regresa a Brasil; llegó en febrero y recibió varias críticas por su nivel

Luiz Alberto vistió la camiseta de Boca en siete partidos, durante el Clausura 2010. Para ser exactos: el defensor brasileño disputó 586 minutos y hasta integró la zaga titular en el superclásico ante River, en el que los xeneizes ganaron 2 a 0. Pero su flojo nivel y el mal momento de Boca lo pusieron en el primer lugar de la fila para dejar el club. Mañana, el jugador, que llegó desde Fluminense a principios de febrero, firmará su desvinculación y volverá a Brasil

“Mañana vamos a estar rescindiendo el contrato, de común acuerdo con los dirigentes, porque desde que asumió el nuevo técnico no lo tenían en cuenta y, como había algunos ofrecimientos de Brasil, decidimos que lo mejor era rescindir ahora”, confirmó el representante de Luiz Alberto, Pablo Blasco, en diálogo con el programa ‘Boca de Selección’, que se emite por Radio América.

“Luiz Alberto tenía contrato hasta junio, pero las circunstancias se dieron de forma tal que lo mejor era rescindirlo ahora”, precisó el empresario.

El brasileño había llegado como jugador libre a Boca Juniors, después de haber tenido una controvertida desvinculación del club Fluminense, de Río de Janeiro.

Boca cayó por 1 a 0 ante Gimnasia en el Bosque. El único gol del encuentro lo marcó Marcos Pérez con una chilena de otro partido. Boca tuvo una gran actitud a lo largo de los 90 minutos, pero no alcanzó para quedarse con el juego. Pompei destacó el buen funcionamiento por momentos.

Boca no pudo ante Gimnasia en condición de visitante. El equipo de Roberto Pompei mostró una muy buena actitud y durante la primera parte se vio un juego fluido y con situaciones de marcar la diferencia. Sin embargo, el local supo hacerse fuerte e ir ganando el encuentro poco a poco.

En el complemento, el equipo de Pompei no reaccionó a tiempo y Marcos Pérez anotó con una chilena espectacular, que no parecía propia del encuentro. Quedaba más de media hora para que el Xeneize levante y Pompei intentó algunas modificaciones que no cambiaron el resultado. Boca se fue de la ciudad de las diagonales con la premisa de trabajar pero sin conseguir el objetivo de los tres puntos.

Ahora se viene San Lorenzo en la Bombonera. El clásico es muy importante y así lo siente el cuerpo técnico que ya va planeando toda la semana en base a ese encuentro trascendental.

Entre los 220 goles hiciste de todo tipo. De cabeza, de chilena, de rebote, con los dos pies juntos, metiste algunos en contra… ¿Qué gol te falta?

Uno en un Mundial… O un gol diferente.

–¿Por ejemplo?

-De rabona nunca hice… Y me gustaría, aunque tengo miedo de quedarme trabado y que me puteen… Yo, pelota que pase cerca mío, le apunto, le doy al arco y la obsesión es que infle la red.

Martín Palermo se sienta junto a Clarín luego de firmar una publicidad de cerveza. Remera negra, gris y blanca, jeans y reloj amarillo, las zapatillas blancas terminan indefectiblemente embarradas al cruzarse para las fotos en los lagos de –oh casualidad– Palermo. Y ya en la confitería del Palermo Golf, arranca la charla. Agradable, espinosa, sincera…

-Cuando firmé mi último contrato, creía que 12 goles podía hacer en un año como para alcanzar los 218 de Cherro. Luego, lo quise superar y acá estoy, con 220… Eso sí, cuando llegué era impensado convertirme en el máximo goleador de la historia de Boca.

–Festejaste con tu hijo, la gente te ovacionó, metiste dos goles… ¿Contra Arsenal qué te faltó, además del abrazo de Riquelme, para que la noche fuese redonda?

-Me puso muy contento haber roto el record y pasé una noche muy feliz, pero la verdad es que no termino de disfrutarlo como quisiera. Esto no pasa sólo por un logro personal: acá hay un grupo y, como equipo, las cosas no están bien. Esta alegría no me cambia el presente que vivimos como equipo ni la situación que está pasando el club. Me hubiese gustado que llegara con Boca más arriba.

— Con 4 goles más, alcanzás a Pinino Mas entre los goleadores del fútbol argentino y, con 6, igualás al inventor de la rabona, Ricardo Infante…

-En Boca sólo me queda seguir superándome a mí mismo, así que me gustaría seguir metiéndome más en la historia de los goleadores del fútbol local. Estar ya entre los 10 primeros (está 8°) es más que importante, pero si puedo hacer más, lo intentaré.

-Pese a que largó en 1938 y murió en 1965, se habló mucho de Cherro. ¿Si pudieses hablar con él le pedirías perdón…?

-Me hubiese gustado hablar con él, verlo jugar, mirar algún video. Si hizo 218 goles en Boca por algo habrá sido, más allá de que era otra época, otro juego…

-¿Es verdad que, pese a ser de La Plata, no conocés a Varallo, otro de los próceres que destronaste?

-Nunca nos encontramos pero sé que tiene admiración por mí… Con el que sí hablo es con el Tanque Rojas, otra leyenda del club.

-¿Qué goleadores de Boca seguías cuando eras chico?

-El Manteca Martínez, Graciani, Márcico… Son ellos los que me hacen ver que lo suyo es poco en relación a los goles que yo logré.

-¿Qué tiene que pasar para que aparezca otro Palermo?

-Primero, hay que volver a encontrar un equipo como el del 98, que empezó a ganar todo por el buen rendimiento individual y con mucho protagonismo del 9. Aquella vez yo fui goleador del campeonato con 20 en 19 partidos porque había un gran equipo. Es difícil que aparezca otro Palermo ya que alguien debería quedarse mucho tiempo en el club y, obvio, el equipo debe estar armónico y te tiene que ayudar.

-Igual, íntimamente debés querer que no aparezca alguien que te rompa el récord.

-Ja, no sé, debería ser alguien que se quede mucho tiempo en el club y con un equipo de la magnitud del que tuvimos desde el 98. Para mí fue clave que Bianchi confiara de entrada en mí…

-Contra Arsenal fue evidente que te pasaron más la pelota… ¿Notabas que antes era raro que te llegara limpia?

-No me llegaba y me preocupaba el no tener situaciones. No es que los erraba: no participaba del sistema de juego. Y eso me sacaba del partido, me ponía nervioso. Yo necesito tener situaciones, después, si erro, analizaré por qué… Pero si no tengo participación, algo está funcionando mal.

-¿Quién fue el mejor compañero que te asistió?

-Guillermo (Barros Schelotto) fue quien mejor me entendió: él se desmarcaba y lo primero que hacía era buscarme a mí como referencia de área. Me hizo hacer muchos goles…

-¿Quién más?

-Román (Riquelme) fue el otro gran asistidor a lo largo de mucho tiempo y después llegó Rodrigo (Palacio). Al principio no nos entendíamos, hasta que nos conocimos… No llegó a ser como Guillermo pero Rodrigo también me hizo hacer muchos goles.

Fuente: Clarin.com