Posts etiquetados ‘maradona’

Los Trotamundos

Publicado: 16/07/2010 en noticias, varios
Etiquetas:, , , , , ,

“Yo te sigo a todas partes”, slogan de las hinchadas argentinas. Por el bien de las billeteras xeneizes, ojalá que los hinchas de Boca no hayan acompañado a su club en todas las canchas donde estuvo. Mañana el club jugará por primera vez en Oceanía y cantará bingo con el cartón lleno en mano: habrá participado en encuentros en todos los continentes. Así, no hay bolsillo que aguante.

La primera visita de Boca a un país extranjero fue a Uruguay, el 4 de octubre de 1908. El debut fue triunfal, con una victoria por 2 a 1 ante Universal de Montevideo. El club de la Ribera volvería a jugar contra este equipo y otras escuadras uruguayas en numerosas ocasiones en los siguientes 15 años. A Brasil se llegó con una gira en 1935, mientras que a Chile se fue a una serie de tres amistosos en 1939.

El segundo continente visitado por la azul y oro fue Europa, en la famosa Gira del 25. En aquel recorrido, el equipo enfrentó rivales de renombre como el Real Madrid, el Atlético Madrid, el Bayern Munich y el Olimpic Francais. El balance fue sumamente positivo: 15 ganados sobre 19 jugados. Las otras grandes citas a Europa de esos tiempos fueron en el ’53, donde salió invicto después de jugar ante clubes como el Barcelona o el Inter, y en el ’63/’64, esta última con un detalle inédito: Boca jugando bajo la nieve de Alemania. Los otros países visitados por Boca fueron Grecia, Portugal (donde jugó ante el Benfica de Eusebio), Bélgica, Holanda, Austria e Inglaterra.

En 1950 llegó el turno de América Central: Boca jugó su primer partido en Costa Rica ante el Alajuelense, empatando por 1 a 1, y más tarde se dirigió a El Salvador y otros países centrales. Luego pasó al Norte y enfrentó al Veracruz de México, a quien le ganó por 3 a 2. La visita más rara del club a estos pagos fue en 1988, cuando enfrentó a un equipo cubano en las tierras de Fidel y empató por 2 a 2. El nombre del club caribeño, como no podía ser de otra manera, irradiaba revolución: Cienfuegos.

El primero de enero de 1964 llegó la hora de explorar nuevas tierras, y Boca fue invitado a jugar un amistoso en Marruecos ante el Reims de Francia que tenía al brillante Raymond Kopa en sus filas. La otra excursión africana fue a Costa de Marfil en 1981 y, con la presencia estelar de Diego Maradona, Boca derrotó por 5-2 al Stade Abidjan y por 3-2 al Asec.

Finalmente llegó el turno del lejano Oriente, con un viaje impulsado por el boom Maradona. En enero de 1982, los dirigidos por Marzolini arribaron a Hong Kong para que Boca pisara por primera vez Asia, con una victoria ante el Seiko por 2 a 0. En esa misma gira se enfrentó al Selangor de Malasia y a la Selección de Japón. Otros destinos asiáticos fueron Corea del Sur y China en el ‘95 y ‘96 respectivamente, con la presencia de Maradona, a Tailandia en 1997, bajo el mando del Bambino Veira, y a Israel en el 2006.

A casi 102 años después de aquel partido en Uruguay, Boca tendrá mañana su primer desafío en Oceanía y habrá plantado bandera en todos los continentes. Para alegría de sus hinchas, a los que les duele el bolsillo de seguirlo por el mundo…

Boca aplastó  a riBer en lo que restaba del superclasico suspendido el pasado domingo. A los 13 del primer tiempo, el chileno Medel empujo un tiro libre “arrastrón” de Roman y le empezó a dar color a la fiesta. Mientras que a los 3 del segundo tiempo, nuevamente Gary le pego con el empeine luego de una gran jugada de Monzon para cifras definitivas al partido.

Verdadera fiesta la que se vivió en el templo del futbol, con un Boca dominando “a piaccere” el juego y con un Riquelme realmente iluminado.

Otro super para el bolsillo, y como se decía en mi barrio, a llorar a la iglesia.

chau riBer

Gonzalo Higuaín dio el triunfo a Argentina en el partido amistoso ante Alemania con un gol marcado en el minuto 45, al aprovechar un pase largo de Angel Di María en una jugada de contragolpe que se había iniciado en el área argentina y que pilló a los alemanes al contrapie.

Los dos equipos había tardado en elaborar acciones ofensivas, como lo muestra el hecho de que necesitaron más de media hora para hacer el primer disparo a puerta.

Argentina salió al campo con un buen planteamiento defensivo, con una marca a presión que le dio muchos problemas a los alemanes que intentaban, sin éxito, contrarrestarla con pelotazos largos.

En el ataque, en cambio, el equipo de Diego Armando Maradona sólo insinuaba jugadas interesantes de forma inesperada y casi siempre pasaban por los pies de Leo Messi.

En el minuto 11, Argentina tuvo la primera ocasión, en los pies de Di María, que remató completamente desviado tras una buena jugada de Messi. En el 39 otra vez Di María llegó con posibilidades al área y estrelló el balón contra el larguero antes de que, al fin, pudiese marcar a puerta vacía después de superar a René Adler, que había abandonado desesperadamente su área para tratar de evitar lo inevitable.

Del lado alemán, sólo hubo un disparo desviado de Philipp Lahm en la primera parte en cuanto a intentos ofensivos.

Pese a las tres llegadas de Di María, la mayor parte del partido se había disputado en el centro del campo, con muchas perdidas de balón de parte, y los porteros habían estado prácticamente desocupados.

En la segunda parte Alemania salió más agresiva y se acercó más al área, Cacau, que había entrado por Mesut Özil, tuvo dos ocasiones, una de las cuales fue conjurada por una buena parada de Sergio Romero en el minuto 76.

Argentina jugaba a su manera, tratando de mantener la pelota y, cuando la perdían, trataban de cerrarle la salida a los alemanes, lo que muchas veces los puso en problemas.

En una falta lanzada pr Juan Sebastian Veron, Walter Samuel casi hace el segundo en el 80. Y en los segundos finales, los aficionados argentinos incluso se dieron el lujo de cantar el “ole” en la Allianz Arena de Múnich.

Martín Palermo volvió a salvar al seleccionado. Con un cabezazo desde el borde del área igualó el partido ante una débil Jamaica que había encontrado la diferencia en el inicio del complemento. Palermo, que busca su chance mundialista, sigue convenciendo a Diego. Antes del cierre apareció Canuto para el 2 a 1 definitivo.

Nuevamente Martín. Siempre Palermo. Porque las leyendas siempre tienen un capítulo más que escribir. En un amistoso en Mar del Plata, Jamaica estaba sorprendiendo al mundo del fútbol derrotando a la Selección por la mínima diferencia. Pero antes de que se extinga el partido, apareció el 9.
Con un combinado conformado por jugadores del ámbito local, Argentina mostró un nivel muy pobre en el Minella. Claro que entre los futbolistas está Martín Palermo, por lo cual nunca hay que dar nada por concluido. A los 38 minutos del complemento, el 9 consiguió el agónico empate con un tiro de cabeza desde el área grande. Martín compartió el gol con sus compañeros y con Diego, que siempre confía en él. Ya en el descuento, Canuto de Argentinos Juniors, puso el segundo para darle la victoria a Argentina y dar vuelta el partido.
Palermo, capitán de la Selección, se dio el gusto de alzar la Copa brindada por el amistoso ganado.
En cuanto al rendimiento de los jugadores de Boca, cabe destacar a Fabián Monzón. El lateral cometió algunos errores en defensa pero pudo mostrar cosas interesantes en el ataque, siempre hablando en un nivel mediocre del seleccionado.
Federico Insua fue el enganche. El “Pocho” sabe que no hay muchos zurdos en el elenco nacional, y en eso basa sus chances para el Mundial. Alternó entre buenas y malas, levantó un poco en el complemento.
En el segundo tiempo ingresaron Nico Gaitán y Méndez. El primero se mostró desequilibrante en ciertos momentos, aunque pecó de individualista. Jesús Méndez tuvo un correcto desempeño en los minutos que le tocó jugar.
En síntesis, nuevamente Martín Palermo brindó su cuota de gol y se acerca a Sudáfrica. Las conclusiones para Diego en cuanto a los “locales” no son las mejores, aunque al menos se consiguió la victoria.

La selección de fútbol de Argentina fue inferior a la de España en el partido amistoso disputado el sábado, en el que el equipo de Vicente Del Bosque ganó por 2-1, y sigue en bajo nivel, coincide la prensa deportiva de Buenos Aires, que elogia el estilo de juego de los españoles.

10369396

“El resultado no se discute. Fue justo”, afirma el matutino Clarín, que en su comentario indica que “si la clasificación al Mundial fue angustiosa, no se podía esperar que de un día para el otro, por arte de magia, la selección de Maradona se convirtiese en un equipo de lujo”.

“Los pronósticos daban favorita a España. Y muchas veces los pronósticos se cumplen fielmente. Argentina está en el laboratorio, le falta ajustar cada una de sus piezas para transformarse en un equipo”, agrega.

“Pero el gran tema de Argentina sigue siendo Lionel Messi. La pelota le pasaba por arriba y si le llegaba a los pies era porque él mismo la recuperaba. Limpia, no la tenía nunca. No se pudo poner el equipo al hombro porque no encontraba a nadie con quien jugar u Busquets estuvo muy acertado a la hora de controlarlo”, asegura el rotativo.

“Además, Messi jugó a espaldas de Higuaín. ¿Es el mejor lugar para Messi? ¿Lejos de la diagonal diabólica, del lugar donde arranca y destruye?”, se pregunta.

El diario La Nación afirma que Argentina “sigue sin encontrar el rumbo”, que su “inferioridad futbolística fue mayor que la que indica el 2-1 a favor de España” y que “la reacción albiceleste en el segundo tiempo no despeja las dudas de cara al futuro”.

“España tiene la sabiduría de cómo jugar con el balón, sin él, cuándo esconderlo, dónde hacerlo circular, cuándo y de qué manera cambiar el ritmo. En definitiva, por eso está graduada con honores y tiene el título de gran equipo. Argentina la vio jugar y es posible que pida una beca para comenzar con sus estudios”, comenta.

El matutino asegura que Maradona “vio otro partido” en relación a unas declaraciones suyas, tras el partido, en las que aseguró que Messi “jugó maravillosamente bien”.

El diario deportivo Olé indica que “España tiene las ideas más claras que Argentina: nos bailó un rato” y recomienda a los albicelestes “a trabajar en la táctica, en la falta de definición, las amarillas y los penaltis. A remarla, Diego. España no nos perdonó. El Mundial no te perdona”.

“España juega de memoria. Argentina tiene amnesia. España vive. Argentina sobrevive. España sabe a qué juega. Argentina sabe que esto ya no es un juego. La falta de identidad ya se hace agobiante cuando el que está enfrente tiene documentos”, añade.

Según el Diario Popular, Argentina “perdió como marcaba la lógica” ante “uno de los mejores, sino el mejor combinado de fútbol del mundo” y que “la diferencia en el juego fue superior a la del marcador”.

Los diarios argentinos coinciden en criticar al árbitro del partido, el irlandés Allan Kelly, quien pasó por alto al menos dos faltas en el área del equipo de Maradona que debieron ser sancionadas con penaltis.

El seleccionado argentino de fútbol consiguió el cometido de clasificar al Mundial de 2010 al vencer a Uruguay por 1-0 en el colmado estadio Centenario, poniendo fin a su tan deslucido como sufrido camino por las Eliminatorias.

Bolati festeja el pasaje al mundial

Un gol de Mario Bolatti, a los 39 minutos del segundo tiempo, poco después de reemplazar a Gonzalo Higuaín, terminó de comprar el pasaje a Sudáfrica, cuyo medio boleto lo iba consiguiendo con un empate y con la victoria del Chile de Marcelo Bielsa sobre Ecuador por 1-0 del otro lado del continente.

Aún con la victoria, Argentina por nombres y poderío futbolístico quedó en deuda ya que desde el desangre de la gestión de Alfio Basile y durante el año en que Maradona está al frente, el seleccionado no mostró una línea de juego acorde con la potencia que devalan cada uno de los componentes del plantel.

Martín Demichelis, que había sufrido los minutos que estuvo en cancha ante Perú como lateral, pudo mostrar su solidez ante Uruguay como zaguero central, anticipando y ganando. Verón, con poco, con tener la pelota, quitó ritmo a los orientales, y cada vez que pudo metió la pelota dentro del área para acercar chances aunque la síntesis demuestre escasez de llegadas.

Lionel Messi dejó pasar el fin de las Eliminatorias sin aparecer en toda su dimensión y hoy volvió a ser un opaco jugador en el seleccionado y se fue reemplazado sobre el final por Carlos Tevez.

Argentina terminó el primer tiempo mejor de lo que comenzó, porque sufrió dos sofocones prematuros, uno apenas el paraguayo Carlos Amarillo hizo sonar el pitazo inicial.

Tal como viene ocurriendo con la selección de Maradona no hubo una estrategia clara, Messi apenas si tocó un par de pelotas y fue bien custodiado por Alvaro Pereira, Walter Gargano y más atrás por Martín Cáceres.

Argentina, aún emparejando un partido de casi nada de brillo, no tuvo una sola llegada clara al arco de Fernando Muslera, que apenas si contrarrestó con sus puños dos centros intrascendentes.

En el segundo tiempo Argentina mantuvo un plan conservador, que con el 1-0 en Chile, festejado por las casi 60 mil almas en el Centenario, y con un 0-0 que era suficiente para asegurarse su lugar en el final, se profundizó con cambios de Fabián Monzón por Angel Di María, y Mario Bolatti por Higuaín, poblando el medio campo ante un Uruguay que no encontraba fórmulas.

Demichelis estuvo cerca cuando no pudo conectar a un metro y medio de la línea de gol un centro frontal de Verón hasta que a los 39 llegó el gol.

Tiro libre de Messi desde la derecha, corto al medio para que Verón la meta dentro del área y tras un rebote, Bolatti la empujó al gol.

Uruguay, quebrado ya, intentó con arremetidas, pero la doble línea casi de cinco que tenía la albiceleste y casi resignado al repechaje esperó el pitazo final del paraguayo Amarilla, que desató los festejos del plantel, Maradona y Bilardo, que cerraron la noche en un férreo abrazo.

Diego festeja

Fuente: Fox Sports

El descargo de Diego

Luego de la clasificación al mundial, Diego Maradona se descargó contra la prensa. “Que la chupen” y “que la sigan mamando” fueron algunas de las frases que usó el técnico. Los diarios del mundo se hicieron eco del bochorno.

No iban a pasar inadvertidas las palabras de desahogo que tuvo Diego Maradona. Por lo grosero, por lo fuera de lugar, por desviar la atención hacia otro lado, o por lo que sea, todas esas expresiones repletas de rencor y revancha fueron mostradas alrededor de todo el mundo. Ya sea en forma de texto o con videos, el desafiante “que la chupen” y el arrogante “que la sigan mamando” del técnico argentino fueron reflejados en los diarios más importantes de la tierra. Pero, lejos de criticarlo, los medios extranjeros simplemente mostraron lo que dijo el técnico y se lo tomaron con el humor que a veces despierta Diego.

En España, el Mundo Deportivo, el Marca y el As se hicieron eco de esto. Por su parte, en Chile, el diario El Mercurio y La Tercera también mostraron lo suyo. En Brasil, el Jornal reflejó el bochorno del técnico y hasta en Alemania llegaron las palabras del argentino donde el diario Bild lo tildó como “escandaloso”.

diario as de españa

diario bild

“Hay que hablar”

la bruja, el unico que dejo las cosas clarasLa Bruja Verón no agarró la escoba y sí admitió la necesidad de mejorar puertas adentro. “Hay que encerrarse, hablar y mejorar de cara al Mundial”, aseguró.

Pinchame, Pincha… ¡Pinchame!

No puede ser verdad, parece decir Juan Sebastián Verón mientras Carlos Salvador Bilardo lo adora, lo abraza, le agradece, le reza. El llanto cubre todo el rostro del Narigón, brota de sus ojos emocionados mientras ambos caminan por el césped del Centenario, y se humedece el pecho de la Brujita. “Ya está, Carlos, ya está…”, lo consuela el jugador, sereno, paternal, león del medio.

Verón parece no sufrir, no exteriorizar esas sensaciones. Sólo parece. “Lo sufrí, claro que lo sufrí, pero todo lo que se sufre tiene su valor, y acá está. Se terminó lo que se había empezado, el objetivo está cumplido. A veces es más fácil; a veces, más difícil. Cuando las cosas van mal, siempre se pide más. Pero ahora va a haber tiempo para que el técnico trabaje”, dice la Bruja.

Con la calma que tal vez le otorgue su experiencia, el volante de Estudiantes fue uno de los pocos que pisaron el freno sin buscar un enemigo externo. En cambio, prefirió reconocer las falencias propias, las que habrá que dejar de lado antes de viajar a Sudáfrica. “Hay que pensar en mejorar desde arriba hasta abajo para hacer una buena Copa del Mundo”, admite. “Desde el presidente de la AFA hasta el último jugador, todos queremos ver una Argentina competitiva”, explica. Pero no es cuestión de dejar correr el agua para ver cómo se acomoda en algún puerto. “Tenemos que escuchar, que a veces es mejor que opinar. No hay que esconder las cosas abajo de la alfombra sino sacarlas, encerrarse, hablar y mejorar”, propone, en una clara referencia a las tormentas internas que se vivieron durante algunos pasajes de las Eliminatorias. “Hablando las cosas pueden salir mucho mejor de lo que están saliendo”, asegura Verón, todavía serio, con la imperiosa necesidad de sacarse de encima el sufrimiento. “Queremos divertirnos y no sufrir”, dice. Y por eso abre la boca.

Fuente: Olé

El gol de Bolatti

Argentina perdió 1-0 con Paraguay (gol de Haedo Valdez), que se clasificó al Mundial. Volvió a jugar mal, y encima jugó casi todo el segundo tiempo con diez. Maradona no encuentra el equipo, tampoco respuestas en los suplentes. Messi es una sombra del que brilla en el Barcelona, se enceguece ante la adversidad y busca la gambeta heroica. La clasificación es un parto. Por ahora, estamos en el repechaje. Pero jugando así…

Paraguay está en el Mundial, Argentina apenas en… el ¡repechaje! La Selección no pudo ni supo recuperarse del golpe contra Brasil, jugó peor que en el partido en Rosario y se volvió de Asunción con un derrota dolorosa. Muy dolorosa.

El equipo fue de tibio a congelado. Sin ideas en ofensiva, sin recuperación en el medio y sin solidez en la última línea. Así es muy difícil ganar en Paraguay, en Rosario o en el complejo de la AFA en Ezeiza. Sin respuestas físicas ni futbolísticas, Argentina tendrá que agradecer que Paraguay no le haya hecho más de un gol. Encima, Verón vio la doble amarilla y Argentina debió intentar la hazaña imposible con uno menos durante cuarenta minutos. Ni los desesperados cambios de Maradona metiendo a Palermo y Schiavi, ni los intentos de Lavezzi (entró por Dátolo) para cambiar lo que rápidamente se vio como la crónica de una derrota anunciada.

Cabañas no es el mejor del mundo pero jugó un primer tiempo como tal. Haedo no es un estación del Sarmiento sino un tren al que Zanetti y compañía vieron pasar y no le pudieron ni ver el número de la camiseta. Paraguay no es una gran potencia ni venía con su mejor nivel. Pero no necesitó de mucho para disimular falencias de los últimos tiempos. Luego de bancar unos cinco minutos en los que Argentina (Verón mediante) parecía dispuesta a quedarse con el control de la pelota, los paraguayos se aprovecharon del desorden general del equipo argentino.
a llorar a santa teresita
Más allá de la presencia que despierta la presencia Romero desde el arco, la defensa mostró tantas o más debilidades que en el clásico con Brasil. Zanetti no fue ni vino, Domínguez durmió en los cierres, Heinze… Heinze todavía está tratando de explicar qué quiso hacer en el inicio de la jugada del gol paraguayo quedando desparramado en el mediocampo. Papa se mostró débil y sin buen pase. Pero el problema fue general. Sin patrón de juego ni variantes, Verón pareció el menos perdido. Le duró poco. El resto no supo recuperar ni sumarse al circuito de juego. Dátolo intentó pero ¿cuándo va a mandar un centro inteligente? ¿Tiene sentido buscar por arriba a Agüero?

Pero Argentina tuvo tantos problemas para recuperar la pelota como para saber qué hacer con ella. Messi no encontró ni la posición ni la bocha. Empecinado en acumular gambetas, no advirtió que algunos buenos arranques merecían pase y no choque con un defensor.

Entre tanto descontrol, Paraguay tuvo en Haedo y Barreto dos chances que el palo y el travesaño salvaron a la Argentina. A la suerte había que ayudarla y en la tercera clara, Haedo Valdez justificó esa admiración que genera en su gente y con un zurdazo cruzado sacudió la red.

La respuesta argentina fue una mezcla de desesperación-descontrol insólita. Con rendimientos individuales bajísimos, con deficiencias tácticas notables y la sensación de que podrían jugar una hora más y Argentina no conseguiría el empate.

Maradona, que casi no abrió la boca para dar indicaciones, deberá refundar su propio equipo. El final, casi cirquense con Schiavi y Palermo intentando el empate heroico, nos dejó en un quinto lugar doloroso. Ahora se viene Perú y Uruguay para pensar que Sudáfrica aún no queda tan lejos.

Fuente Olé. (ni ganas de escribir me da la selección)